Atardece en el valle de Ñirehuao y un pequeño grupo de personas se prepara para entrar a la cueva luego de una jornada de recolección de plantas.

Inspirada en la Cueva de Baño nuevo, sitio arqueológico ubicado en la Patagonia (frontera Chile-Argentina),la ilustración busca revivir e interpretar un momento cotidiano en la vida de los misteriosos habitantes cazadores-recolectores de la pampa, de los que poco se sabe hoy en día.